La censura camuflada de pin parental

Una de las bases, de los fundamentos, de la educación, principalmente de la pública, es la equiparación de conocimientos, y por lo tanto oportunidades, para todos los niños. El acceso a la cultura sin un sistema público de educación quedaría limitado o incluso vetado para una parte de la población que no tuviera el suficiente poder adquisitivo. La obligatoriedad de la educación hasta la secundaria previene que ciertas actitudes, creencias, obtusidades de los padres priven del derecho inalienable de cualquier niño a tener unos conocimientos que le proporcionen una oportunidad en un futuro hostil. La vida está llena de desigualdades y precisamente esta educación intenta allanarlas y mitigarlas.

El acceso a la cultura es uno de los bienes más preciados que tiene una sociedad evolucionada. Una cultura libre, sin ningún tipo de censura. Una cultura y una educación plural y justa . Una educación para todos. Las opiniones personales, las cerrazones mentales y los credos religiosos no tienen cabida en esa eduación que se proporciona desde un estado democrático que cree en sus ciudadanos como seres iguales, y que los ha de tratar como tales. Después llegará la voluntad personal a juzgar esos conocimientos, a ponerlos en duda, a meditar sobre ellos, a dialogar, a discutir, a rebatirlos y de esta forma moldear el carácter personal, la propia voluntad. Con esa actitud crítica ante lo aprendido se construye un futuro en el que se evoluciona, en que se descubren nuevos mecanismos, nuevas ideas y se forja una cultura cultural mejor, más amplia y más desarrollada.

El “pin parental” del que tanto se está discutiendo estos días no es más que una censura con todas las letras y toda la amplitud de su significado. Es privar a algunos niños de esa igualdad que la eduación les brinda. Es una actitud sectaria, obtusa y dañina. Es una jaula mental, una en la que huele a rancio y a horror.

Que ciertos padres pretendan que sus hijos obtengan menos conocimientos que otros es una actitud depravada y negligente y no debería ser planteada por una sociedad culturalmente sana.

La irrupción de creencias religiosas, de doctrinas involutivas, de ideas malignas, perniciosas, añejas, no deben tener cabida en nuestro sistema educativo. En este ámbito también la religión debería ser expulsada de las aulas y quedar circunscrita a un ambiente catecumenal y estudiarse en el currículum educativo como una filosofía más o como una singularidad más de cada periodo histórico.

El que ciertas ideologías quieran imponer esta posibilidad de censura educativa no es algo nuevo. Toda represión política y social incluye este tipo de lavados de mente, de limitaciones culturales que priven de una razón formada a sus ciudadanos. Una razón que les quite su razón. Una cultura que exponga sus falsedades, sus mentiras y sus miedos y los deje como lo que son, unos retrógrados y unos sectarios.

¿Cómo serían nuestras mentalidades si no nos hubieran enseñado la evolución de las especies, la historia de nuestros ancestros con todos los estudios y desde todas las perspectivas contrastadas, la filosofía de Nietzsche, Wittgenstein, Descartes, Hume, Santo Tomás o Platón, la literatura de Orwell, Cortázar, Beauvoir, Swift, Rosalía de Castro, Balzac, Shelley, Bradbury, Kafka, Gloria Fuertes, Vonnegut o Woolf? ¿Seríamos como somos? Desde luego yo no.

Libros en movimiento / Books in motion (01/01/2020 – 15/01/2020)

  • Aztec – Gary Jennings (Forge)
  • La isla de Alice – Daniel Sánchez Arévalo (Planeta)
  • Papel y tinta – María Reig (Suma)
  • El imperio del agua – Clive Cussler (DeBolsillo)
  • El hombre sonriente – Henning Mankell (Tusquets)
  • El latido de la tierra – Luz Gabás (Planeta)
  • La novia gitana – Carmen Mola (Alfaguara)
  • Crimen y castigo – Fiódor Dostoyevski (Goodreads)
  • Kim Ji-young, nacida en 1982 – Cho Nam-joo (Alfaguara)
  • Cien años de soledad – Gabriel García Márquez (Millenium)
  • Los renglones torcidos de Dios- Torcuato Luca de Tena (Booket)
  • El club Dumas – Arturo Pérez-Reverte (RBA)
  • La tierra de Canaán – Isaac Asimov (Alianza)
  • Vaniglia e cioccolato – Sveva Casati Modignani (Pickwick)
  • El miedo a la democracia – Noam Chomsky (Crítica)
  • El manuscrito de fuego – Luis García Jambrina (Booket)
  • Hombres buenos – Arturo Pérez-Reverte (DeBolsillo)
  • Hippie – Paulo Coelho (Booket)
  • El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre – Atsushi Nakajima (Hermida)
  • El pintor de almas – Ildefonso Falcones (Grijalbo)
  • Sapiens – Yuval Noah Harari (Debate)
  • La conquista de bizancio – José María Vargas Vila (Goodreads)

Virgen y otros relatos – April Ayers Lawson

El género del relato corto, del cuento en su amplio espectro, abarca tantas casuísticas y tantos estilos como lo pueda hacer la novela. Desde el cuento más clásico con moraleja final hasta el relato onírico inacabado e inquietante. Las colecciones de relatos enclaustradas en un libro deberían conjurar una especie de unidad coherente con cierto nexo que las llegue a relacionar entre sí. En textos como “Los peligros de fumar en el cama” de Mariana Enríquez la penumbra podría ser ese nexo, en “Estabulario” de Sergi Puertas lo sería la tecnología en su aspecto menos pragmático, en el magnífico “El silencio y los crujidos” de Jon Bilbao lo sería la soledad y en “Obabakoak” de Bernardo Atxaga, un volumen que me expulsó directamente del texto, ese nexo es completamente desconocido para mí y hace que ese libro no sea más que un conjunto de mejores y peores textos amalgamados.

En “Virgen y otros relatos” de April Ayers Lawson el vaso comunicante estaría formado por las pasiones y los deseos pseudo prohibidos. Los personajes tienen que lidiar con sus propios instintos que parecen contradecir a su moral y a su forma de relacionarse en sociedad. Se ven atrapados por ellos, les llevan a desviarse del camino marcado por su entorno y a caer en situaciones que no les son del todo agradables pero de las que tampoco parecen querer huir.

Tanto la prosa, fingidamente engolada pero sin aspavientos lingüísticos, como la temática, relaciones amorosas sacadas de ecos de sociedad, y el desarrollo, inconexo y plano en la sorpresa, hacen que por momentos la historia que nos está contando importe bastante poco. Si además no hay una tensión mantenida o un final inesperado (como los de Jon Bilbao) el texto después de leído se desvanece. Por momentos, como en el relato de la hamacas, parece que estemos asistiendo a la cháchara insustancial, presuntuosa y enervante de “La charla” de Rosenkrantz en los que personajes con ínfulas pretenden tener más interés del que pueden llegar a conseguir y cuyas anécdotas y opiniones realmente no importan lo más mínimo.

Como contraposición estarían los relatos “Así es como tienes que tocar siempre” que mantienen una tensión bastante enervante, y “Los efectos negativos de la educación en casa” que me recuerdan por momentos a los mejores instantes de “Knockemstiff” de Donald Ray Pollock. Y que se parezcan a Pollock siempre es buena señal.

Nadie duerme – Barbijaputa

Las reacciones, tanto propias como ajenas, son imprevisibles. Nadie sabe cómo va a reaccionar ante un hecho. Menos cuando ese hecho afecta a tu propia vida. Menos aún cuando ataca a los cimientos de tu existencia, invalidándola, convirtiéndola en una vida de segunda clase, en una miseria existencial. Sólo en ese momento sabemos a lo que podemos llegar a ser capaces.

Quizás las siguientes preguntas fueron las que se le pasaron por la cabeza a Barbijaputa cuando se planteó la trama de este libro: ¿qué pasaría en una sociedad rancia en el que la mayor represión posible llevara a involucionar a un estado democrático progresista en un estado represor, machista y xenófobo? ¿Cómo respondería la sociedad civil ante esta situación?¿Se mostrarían las mujeres sumisas y acatarían el nuevo orden establecido o reaccionarían y se enfrentarían incluso poniendo sus vidas en riesgo? ¿Estaría justificada la acción violenta?

Estos dilemas morales los sufren las protagonistas de este texto, un grupo de mujeres que han visto coartada su libertad al acceder al gobierno la ultraderecha más dañina. Ven como sistemáticamente sus derechos son rebajados, su libertad reducida y las penas de aquellos hombres que violentamente atentan contra ellas condonadas. Y reaccionan, vaya si reaccionan.

Este relato de ficción no podría aparecer en un momento más adecuado. Durante todo el texto nos vemos obligados a establecer paralelismos con ciertos discursos que tenemos que escuchar a diario en los que se niega la violencia machista, en los que se justifican asesinatos y violaciones e incluso se crean nuevas legislaciones ultraconservadoras que denostan las conquistas sociales de la mujer en los últimos tiempos.

Este texto ligero de lectura fácil y prosa rápida, sin aspavientos y con cierta retranca de crónica nos presenta una distopía que lamentablemente no es tan distópica pues hemos llegado a un momento de repulsión política, social y moral en el que estos discursos de odio están intentando prender la mecha de algo que ninguna persona de bien quiere ver. Está en nuestras manos parar la maldad social y generar un estado de bienenestar en el que ninguna persona sea excluida, en el que todos seamos iguales y en el que nunca se llegue a una situación como la que este relato presenta.

(Reseña realizada en colaboración con Edición Anticipada de Penguin Random House Grupo Editorial)

Libros en movimiento / Books in motion (15/12/2019 – 31/12/2019)

  • Mujercitas – Louisa May Alcott (Goodreads)
  • Un andar solitario entre la gente – Antonio Muñoz Molina (Seix Barral)
  • Todos los hermosos caballos – Cormac McCarthy (Goodreads)
  • This is London – Ben Judah (Picador)
  • El cuento de la criada – Margaret Atwood (Goodreads)
  • Las hijas del capitán – María Dueñas (Planeta)
  • Cuántos de los tuyos han muerto – Eduardo Ruiz Sosa (Candaya)
  • El laberinto de los espíritus – Carlos Ruiz Zafón (Planeta)
  • Logical family: A memoir – Armistead Maupin (Harper Collins)
  • Los secretos de Alexia – Susana Rubio (Montena)
  • Sobre la brevedad de la vida – Séneca (Goodreads)
  • Origen – Dan Brown (Booket)
  • Lunes azules – Arnon Grunberg (Grijalbo)
  • El legado De la Villa de las telas – Anne Jacobs (Plaza & Janés)
  • Sapiens – Yuval Noah Harari (Goodreads)
  • Redención – Ray Loriga (Alfaguara)
  • Conquistar el cielo – Paolo Giordano (Salamandra)
  • The tower of the shallow – Andrej Sapkowski (Goodreads)
  • Martes con mi viejo profesor – Mitch Albom (Maeva)
  • Cicatriz – Juan Gómez Jurado (B de Bolsillo)
  • El impostor – Javier Cercas (Literatura Random House)
  • Asterix: La hija de Vercingetórix – Jean-Yves Ferri / Didier Conrad / Albert Urdezo / René Goscinny (Salvat)
  • 21 Lessons for the 21st Century – Yuval Noah Harari (Vintage)
  • Leia, Rihanna y Trump – Proyecto Una (Descontrol)
  • Fuimos canciones – Elisabet Benavent (Suma)
  • Cari Mora – Thomas Harris (Suma)
  • La playa de los ahogados – Domingo Villar (DeBolsillo)
  • Orgullo y prejuicio – Jane Austen (Goodreads)
  • Patria – Fernando Aramburu (Tusquets)
  • Volver a casa -Yaa Gyasi (Salamandra)
  • Pensamientos y sentimientos – Miguel de Unamuno (Goodreads)

Mis libros en movimiento 2019

Llega la época en que suplementos culturales, blogs, editoriales, librerías, asociaciones y cualquiera con voz en el mundo del libro se lanzan a ordenar libros en subjetivas listas cualitativas, normalmente osando juzgar sin un ápice de responsabilidad y obviando el hecho de la variedad de gustos y estados anímicos de lectura. Todo muy aséptico, todo muy comercial. Esas listas, movidas o no por el ánimo de lucro, pueden quizás llegar a ser de utilidad para alguien que busca su nueva lectura. Yo, como siempre he intentado mostrar con mi sección de “libros en movimientos”, prefiero como guía las horas deambulando en librerías ojeando libros y escuchando a las libreras y libreros, así como la sensación que me provocan los libros que veo a otros leer más que lo que otros dicen que tenemos que leer para leer mejor. Porque esas guías lectoras, esas listas jerárquicas, esas improntas de “expertos” no aportan más que cualquier catálogo literario.

Todos los libros que pasan por la manos de un lector, todas las paginas, horas tras horas, desvelos tras desvelos, van dejando un poso que es igualmente válido si el libro te ha gustado o no, si años después todavía te despierta cierto sentimiento al acordarte de ellos o si al recordarlos crees ni haberlos leído. Por eso, el listado en Librocinio de los libros de 2019 incluye todos aquellos que he leído, tanto si me han entusiasmado como es el caso de “Mejor la ausencia” de Edurne Portela, “Juegos de la edad tardía” de Luis Landero o “Una educación” de Tara Westover, como si he tenido que abandonarlos o terminarlos a duras penas como ha ocurrido con “La charla” de Linda Rosenkrantz o “Golden Hill” de Francia Spufford.

Este año al listado he añadido la editorial que ha publicado el volumen que he leído porque cada vez estoy más convencido que la edición en concreto y el fondo y forma que imprime una editorial a sus ediciones están más involucrados en el apego final a un determinado texto. En mi caso Anagrama e Impedimenta podrían considerarse editoriales refugio a las que acudir en busca de confort.

Estos han sido mis compañeros de viaje en 2019, ojalá alguno llegue a ser el vuestro:

  • La cena – Herman Koch (Salamandra)
  • La isla de la infancia – Karl Ove Knausgård (Anagrama)
  • Agua en los pulmones – Kelly Robson / Lucy Taylor / Ruthanna Emrys (Pulpture)
  • Firmin: Aventuras de una alimaña urbana – Sam Savage (Seix Barral)
  • Mujeres excelentes – Barbara Pym (Gatopardo)
  • Lo que más me gusta son los monstruos. Vol. 1 – Emil Ferris (Reservoir Books)
  • Solaris – Stanislaw Lem (Impedimenta)
  • Dónde vais a encontrar un padre como el mío – Rosana Campo (Siruela)
  • Esclavos del trabajo – Daria Bogdańska (Astiberri)
  • El festín de Babette – Isak Dinesen (Nórdica)
  • Doble sentido – Niklas Asker (Sapristic)
  • Cold comfort farm – Stella Gibbons (Penguin)
  • Los asquerosos – Santiago Lorenzo (Blackie Books)
  • Palestina: En la franja de Gaza – Joe Sacco (Planeta Cómic)
  • Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar – Ame Soler (Tres voltes rebel) – (Bruguera)
  • La casa y el cerebro – Edward Bulwer-Lytton (Impedimenta)
  • Golden Hill – Francis Spufford (Alba)
  • Formas de estar lejos – Edurne Portela (Galaxia Gutemberg)
  • Nuestras riquezas. Una librería en Argel – Kaouther Adimi (Libros del Asteroide)
  • El corazón es un cazador solitario – Carson McCullers (Seix Barral)
  • Storie della buonanotte per bambine ribelli – Elena Favilli / Francesca Cavallo (Mondadori)
  • Una educación – Tara Westover (Lumen)
  • Un amor clandestino – Gilles Rozier (Salamandra)
  • Comida para peces – Javier De Dio (Hiru)
  • La fórmula preferida del profesor – Yōko Ogawa (Funambulista)
  • Los osos que bailan – Witold Szablowski (Capitan Swing)
  • Estabulario – Sergi Puertas (Impedimenta)
  • Y llovieron pájaros – Jocelyne Saunier (Minúscula)
  • De matasanos a cirujanos – Lindsey Fitzharris (Debate)
  • Hambre – Knut Hamsun (Ediciones De la Torre)
  • El país donde florece el limonero – Helena Attlee (Acantilado)
  • El turista desnudo – Lawrence Osborne (Gatopardo)
  • El caso de Betty Kane – Josephine Tey (Hoja de lata)
  • Lo estás deseando – Kristen Roupenian (Anagrama)
  • Trenes rigurosamente vigilados – Bohumil Hrabal (El Aleph)
  • Bailando en la oscuridad – Karl Ove Knausgård (Anagrama)
  • Elogio del caminar – David Le Breton (Siruela)
  • La charla – Linda Rosenkrantz (Anagrama)
  • Eres como eres – Melania G. Mazzucco (Anagrama)
  • Los peligros de fumar en la cama – Marián Enríquez (Anagrama)
  • La ciudad blanca – Karolina Ramqvist (Anagrama)
  • Cómo dejar de escribír – Esther García Llovet (Anagrama)
  • Sánchez – Esther García Llovet (Anagrama)
  • Nadie Duerme – Barbijaputa (Suma)
  • Kleine Deutsche Geschichte – Hagen Schulze (DTV)
  • Virgen y otros relatos – April Ayers Lawson (Anagrama)
  • Kruso – Lutz Seiler (Anagrama)

Mi año en Goodreads : https://www.goodreads.com/user/year_in_books/2019/68495791

Libros en movimiento (01/12/2019 – 15/12/2019)

  • Los tres evangelistas – Fred Vargas
  • Fahrenheit 451 – Ray Bradbury
  • Yerma – Federico García Lorca
  • Heridas abiertas – Gillian Flynn
  • Last of the breed – Louis L’amour
  • Cultura visual digital – Andrew Darley
  • Ciudad de Jade – Fonda Lee
  • La desaparición de Stephanie Mailer – Joël Dicker
  • Memoirs of a gheisha – Arthur Golden
  • Mujeres que compran flores – Vanessa Montfort
  • Mi hermana Elba y los altillos de Brumal – Cristina Fernández Cubas
  • Los dioses guardianes – Barbara Wood
  • El reinado de Witiza – Fernando García Pavón
  • Acoso – Michael Crichton
  • Déjate de cientos – Rosetta Forner
  • Ohne Brille bis in Höhe Alter – Harry Benjamin
  • El perfume – Patrick Süskind
  • La pluma – Amalia Marfeo
  • El silencio de la ciudad blanca – Eva García Sáenz de Urturi
  • Predicador. Rumbo a Texas – Garth Ennis / Steve Dillon
  • Sapiens – Yuval Noah Harari
  • La naranja mecánica – Anthony Burguess
  • Lamento lo ocurrido – Richard Ford
  • El afgano – Frederick Forsyth
  • Más allá del invierno- Isabel Allende
  • Un árbol crece en Brooklyn – Betty Smith
  • Genki – Nicolas Chauvat