Nosotros – Evgueni (Yevgueni) Zamiátin

Nos asustan las historias que relatan series televisivas como Black Mirror mostrando un futuro más cercano de lo que querríamos en el que la tecnología se impone a la naturaleza humana hasta pervertir su esencia. Somos monitorizados, controlados, guiados, observados, coartados y coercionados por elementos tecnológicos que se escapan de nuestro control y que nos quitan la felicidad que nos deberían ofrecer. Pero esta idea no es nueva. Las distopías, la creación de mundos utópicos en los que ninguno querríamos vivir, han sido una constante en la historia de la narrativa y en concreto en la literatura no han sido pocos los textos que nos han sobrecogido por las aberrantes realidades que muestran. Recientemente se ha hecho famosa, por su adaptación a la televisión, la novela de Margaret Atwood “El cuento de la criada” que presenta una sociedad controladora y dogmática que somete a la mujer y la reduce a mero elemento reproductor. Orwell también recurrió a la representación de una sociedad distópica en su archiconocida “1984” en la que un gran hermano controlaba todas las acciones de los ciudadanos. Huxley nos presentó una sociedad idílica a costa de la eliminación de muchos placeres terrenales. Entre todos ellos ha habido muchos otros como, por ejemplo, Bradbury y su “Fahrenheit 451”o Philip K. Dick y “El hombre en el castillo” (no una distopía como tal, pero sí una sociedad alternativa organizada y temible). Pero antes de todos ellos, a principios del siglo XX, un autor ruso, Evgueni Zamiátin , creó una de las primeras sociedades distópicas literarias en su magnífica novela “Nosotros”.

Zamiátin, en su rusa genialidad (la misma de otros autores como Bulgakov o Dostoievski) recurre a los elementos esenciales de una creación de ese orden: tecnología, orden y control. Una sociedad tecnológicamente avanzada con un cierto orden y control en la sociedad, a priori, no debería suponer ningún perjuicio para sus ciudadanos. Pero cuando la tecnología, el orden y el control se imponen al individuo haciendo que sea imposible salirse del guión dictado por los gobernantes, entonces nos enfrentamos a los problemas. Los totalitarismos y las dictaduras son claros ejemplos de esto. Y eso es lo que presenta Zamiátin.

La sociedad de “Nosotros” está regida por la eficacia e indiscutibilidad de las matemáticas. Las personas son llamadas por códigos de números y letras en función de sus características. Las relaciones personales son pautadas y controladas. La incertidumbre no es posible. Ni las elecciones a Benefactor (líder del Estado Único) han de generar duda alguna de que él mismo, único candidato, va a resultar vencedor (¿os suena?). No hay libertad de pensamiento, y la radicalidad de la eficiencia matemática es tal que al protagonista le cuesta describir lo que indica en sus anotaciones pues su “pluma está tan acostumbrada a las cifras (que) no es capaz de crear música de asonancias y rimas”. Si bien la sociedad es el grupo unitario de ciudadanía, esta es tan férrea que destruye la individualidad de sus partes.

El protagonista, en sus anotaciones (que finalmente componen el texto completo de “Nosotros”) empieza a plantearse la idoneidad de esta sociedad en al que él tiene la misión de crear una nave espacial que imponga el ideario del Estado Único allí donde vaya, o en sus palabras “someter al yugo de la razón a los ingeniosos seres que habitan en otros planetas”. Sus dudas, plasmadas en el papel, nos llevan a un viaje filosófico sobre los poderes establecidos, los sentimientos y las relaciones personales. Y nos golpea al mostrarnos cómo puede acabar todo. Porque todas estas sociedades distópicas, recurren al poder por el poder por medio de la alienación. Un ciudadano sin opciones, ocupado constantemente y reprimido con miedo es un ciudadano dócil. Leamos a Zamiátin. Rebelémonos.

Anuncios

The importance of Towel Day

Maybe in England – where Douglas Adams was born – or in Innsbruck – where all this started – Towel Day has a kind of recognition for the masses. And surely it is also a remarkable day for a great bunch of geeks (me included). But common people in Spain, and no doubt that’s the same in the rest of the world, have never ever heard about this day.

It belongs to a list of commemorative days originated from a cult-book or a cult-author. Here you can check a list with some of the most representative ones. All of them should be thoroughly promoted as they represent the love for the literature and help to spread the knowledge of some books and authors (some people will see them erroneously just as a waste of time entertainment for freaks). But in my humble opinion, Towel Day can be differentiated from any other day due to the fact that it was created from a simple and futile object like a towel and what it represents in the book. It is not about following the path of a character of a literary work (like Bloomsday or “La noche de Max Estrella”) or visiting the tomb of an author (Oscar Wilde or Allan Poe) but representing the whole surrealistic idea locked up in the Hitchhiker Guide to the Galaxy series. And this idea has not been enough promoted.

Those who have read these books may agree with me that the Hitchhiker Guide to the Galaxy is not just a sci-fi comedy book series but a philosophical, intellectual, sociological and hilarious story. It’s about how the humans create a set of values, mostly wrong. It’s also about knowledge and the continuous Catch-22 life is. And, let me insist in this again: it is HILARIOUS. If you read it in public (as I did in the underground) you will feel observed by the people around you as you will start laughing uncontrollably. And I emphasize the hilarity of the book because this kind of sense of humor and craziness is really needed in our derailed society.

That’s why I have always thought these books should be in the to-be-read list at school (at least the first one of the series). It will help young adults to get a divergent and less pragmatic view of life. Luckily they will make their life a search for the “Answer to the Ultimate Question of Life, The Universe, and Everything”.

Towel Day should not be seen as a horde of geeks wrapped in towels but a tribute day to one of the best sci-fi work ever written and a tribute to what it represents.